Blogia
Sensación De Vida

(94/66) Diálogos entre almas II

Y tu alma me dice que:

Siga buscando, que siga pronunciando esas palabras que surgen de mi garganta, de mi corazón, de mis tripas... ésas que describen que siento, como te siento... incluso ésas de las que aún no sé su significado... también aquéllas de las que no quiero, de las que me niego a saberlo y que no pasan por el selectivo tamiz de la razón lúcida...

Y mientras la escucho, mido décima a décima la temperatura de un cuerpo imaginado, recorriéndolo con mis ojos cerrados, acompañándolos con mis manos, con mi olfato, con mi oído, con mi lengua... mi mente sigue incansable y mi boca, manantial inagotable las retoma insaciables como un torrente desbordado. Moldeo la figura de ese cuerpo imaginado en el barro que recojo en ese río de la imaginación salvaje, provocada, encelada y exigente. Manejo la arcilla para modelar una escultura de belleza única, me deslizo entre los sobrantes de ese barro hechizado y rebozo con ellas el bosquejo, para seguir modelándola una y otra vez, como artista obsesionada.

Me detengo y las palabras provocan mi nausea al notar como se agolpan en la garganta... con esfuerzo las devuelvo a mi estómago evitando el vómito causado por ese silencio indeseado, tan poco consistente que desaparece cuando tu alma, bajo nuestro manto, me repite con apremio: sigue pronunciando esas palabras...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Conchi -

JUANJO: Ninguna palabra salió de la mia que no fuera inspirada por esa otra alma.
Un beso, meu rei.

Conchi -

JUAN: Eso trato de hacer, que salgan desde el alma, son mas bellas que las que salen de la tripa.
Un beso, corazón.

Conchi -

DARILEA: Cierto, es la más bella conversación....
Un beso, guapa.

Juanjo -

Esto más bien parece un monólogo, siempre habla la misma alma. No es que me importe, pues sería difícil de superar este verbo.
Aunque silenciosa, la otra alma tiene una gran virtud: hace brotar las más bellas palabras, las tuyas.

Otro beso.

Juan -

Menudo diálogo de lujo nos regalas en las 2 últimas entradas.
Siempre tus palabras fueron más de alma que de tripa. Y la violencia verbal no pasó por tu boca porque muchas veces te la tragaste para adentro con tal de no hacer daño... Y eso tampoco es bueno querida Conchi. Tampoco es bueno.

¡ Salud !

Darilea -

Hay que escuchar el alma, sea la nuestra o de quien sea,
ella es la única que no miente nunca.
Besitos Conchi.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres