Blogia
Sensación De Vida

(45) Dos entradas en una

Hace días que tengo ganas de gritar, de decir lo que realmente siento, pero para ser sincera, no lo sé, ni sé si quiero definirme demasiado. Quiero permanecer en este submundo de inconsciencia, aturdirme de distracciones, ensordecerme de voces y mantener mi cerebro vacío. Intento llenar mi realidad de gratas situaciones para poder visualizar en el futuro gratos recuerdos, pienso que querer tener en mi cabeza imágenes dignas de recordar no es pedir demasiado. Mi presente se alimenta de pasado esperando un  futuro; siempre con ilusión, incluso con cierto temor lleno de esperanza, solo que, a veces, las circunstancias parecen poder con nuestro ánimo. Luchar por nuestra felicidad es una de las razones de por qué vivimos, nadie nos tiene que regalar nada aunque lo pensemos, todo tiene un valor y debemos pagar por cada acto, por cada sonrisa, por cada beso, por cada abrazo,...darlos es gratis, recibirlos tiene un precio que no siempre estamos dispuestos a pagar, de nosotros depende ser generosos pero no podemos exigir a los demás que lo sean. Me siento tan fuerte como tan débil, el equilibrio no está garantizado; cualquier efímera mota de polvo, una palabra o un gesto puede provocar una catástrofe que convierta en debacle esta precaria estabilidad en la que me voy convirtiendo por enésima vez en mi vida. Me he sentido juguete de las circunstancias, también protagonista forzosa, pero no quiero seguir sintiéndome de ninguna de las dos maneras. Quisiera pasar desapercibida incluso para mí misma, no llamar la atención sobre mi persona, imaginarme sombra de una luz inexistente, crecer hacia dentro, barrer mis pasos cuando avanzo y saber agradecer cada hálito de vida que sale de mi boca, de mi nariz, de mis poros,...construirme una casa cuyo único tejado fuera el cielo para que la lluvia recicle mis miserias, que el viento se lleve los malos pensamientos, que la tormenta declare su particular guerra hacia mi submundo de introversión y auto complacencia y atruene con su voz mi mundo de silencio cómplice, que la nieve se derrita en primavera arrastrando consigo la nefasta sensación de impotencia. Apostaría mi vida sin temor a perderla a que la solución a todo esto está en mi bolsillo, apostaría también sin dudarlo a que no moveré la mano para encontrar esa llave.  

*******************************************************************************************************

Utilizar las palabras por su belleza me está conduciendo a un bunker, a un sitio cerrado y sin aire, a un sitio del que siempre escapé, a ese sitio donde todo es hermoso, pero que de tan hermoso empalaga, en donde la belleza es tan perfecta que es fea, en donde la perfección es un defecto, en donde carecer de aire se convierte en deporte atractivo y de riesgo, en donde mi vida me asfixia, en donde tu vida me agobia de impotencia. Quizás me esté perdiendo algo o sencillamente es nostalgia, xaudade, que decimos en mi tierra, morriña... estar en el lugar donde me gustaría estar aunque no soy imprescindible, ese lugar donde sé que puedo ayudar pero que también sé que no soy la solución. Sé el desconcierto que provoco, lo sé porque la persona más desconcertada soy yo, debería estar pletórica, pero me faltan componentes, partes de mi cuerpo y de mi alma que no soy capaz de completar, trozos que se quedan en el camino sin que yo pueda hacer nada para evitarlo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

Conchi -

RENO DE ROJA NARIZ: Gracias por tus palabras. El refugio es necesario, muy necesario.
Recibo los besos atrasados muy gratamente, y te mando otros tantos.
Un beso a más, rey.

Reno-de-Roja-Nariz -

No te canses de regalarnos esas palabras tan hermosas, bonica. Tienes una forma muy bella de describir estados de ánimo, que no siempre son bellos. ¿Te asfixia ésto? ¿Por qué?

Yo quiero una casa con techo, puertas y ventanas, y si alguna vez llueve y quiero mojarme salgo a la calle sin paraguas, pero necesito mi refugio. No pienso pedir perdón por ello.

Sé que te debo una conversación, y procuraré satisfacer mi deuda pronto. Ya estoy de vuelta, las vacaciones han acabado.
Te mando muchos besos atrasados, guapa.

Conchi -

SHI: Tienes razón, pero yo soy cabezota, y me como mucho la bola, desde pequeñita, jejeje. Malgasto mucho mi vida pensando en hacer las cosas bien, no lo puedo evitar.
Un beso, preciosa.

Shi -

Ais niña, yo creo que es mejor vivir, tal y como venga, y dejarnos llevar ni para mañana ni para nada, simplemente para hoy. Es más ya estoy dispuesta a creer que cuando más mejor estoy, algo se empeña en llevarme la contraria. Pero buena soy yo, problemas a mi, que soy de cabreo fácil.
Que va, me puede todo, igual que a ti, y creo que igual que a todos. Y si vamos a estar pensando cada paso que damos para no ser juzgados, para ser justos, para dar sin pedir. ¿Cuantas vidas necesitamos en pensar para hacerlo bien, y cuantas para vivirla sin errores, has ido contando con los dedos?? Por que a mi al menos, si llevo en cuenta el tiempo que supone todo esto, ni que me prestes los dedos de las manos y los pieces me llega. Así que a vivir que son dos dias y si nos ponemos negativos se hacen muuuuu largos.
Cienes de besitos pal andando.

Conchi -

CARMEN: Pues de vez en cuando hay que darlo, hacernos oir, que sepan lo que sentimos. Venga, anímate, da ese grito con fuerza, con ganas de vaciarte, que te escuche yo bien alto, bien claro.
Un beso, preciosa.

Carmen -

Conchi, yo me estoy conteniendo, el día que suelte mi grito particular me váis a oir desde aquí arriba, qué impotencia siento, quiero gritar pero no puedo, no me sale, o no quiero... sí, quizás tenga miedo a hacerlo.

Conchi -

JUAN: Pues tendrás el estómago fatal, jejejeje.
Me pasa lo mismo, aunque no suelo cambiar demasiado, prefiero reposar, descansar unos días, y retomar.
Un beso, solete.

Conchi -

ROSANA:Infiernos particulares, miedos, inseguridades,....demasiadas cosas, ¿verdad?. Aferrate a él, recuerda que es el "maravilloso" ( te salió modesto, ¿eh?)jejeje
Espero que salgas pronto de esa tristeza, un beso, preciosa.

Conchi -

JULIO: No estoy segura, y mientras no encuentre esa seguridad, me costará meter la mano en el bolsillo.
Un beso, guapísimo.

Conchi -

YAS: Me parece que no somos los únicos en andar perdidos, creo, jejeje.
Un beso, guapísimo.

Juan -

ME siento identificado. Sentí en mis carnes el empalago de la belleza, la cárcel de las palabras hermosas y por eso me fui por otro camino. El de las palabra ácidas, hirientes si acaso...y volví a la hermosura..y volví a tener un ataque de azúcar y así en toda mi vida: de la sal al azúcar y del azúcar a la sal.. y así voy salIENDO..

¡ Salud !

Rosana Claudia Marchini -

Tal parece que estamos pasando por lo mismo,cada una con su infierno personal.
Yo me aferro a mi hijo,que me da la fuerza y el motivo para continuar...pero vivo sumida en la tristeza.
Gracias por tus palabras.
Rosana.

Julio -

"Apostaría mi vida sin temor a perderla a que la solución a todo esto está en mi bolsillo, apostaría también sin dudarlo a que no moveré la mano para encontrar esa llave"
Pero Conchi, por qué no la mueves? ¿Tu crees que no merecería la pena?. Yo te aseguro que sí
Un abrazo

andres -

Veo... que por lo menos no soy el único que está perdido... mi mundo se está derrumbando... y no consigo encontrar la salida. ¿donde estamos? ahhh ya se... yo vine del pais de la burbuja.

Andres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres